Cambio de régimen: cómo Chávez ayudó a derrotar un golpe de estado en Bolivia

Publicado: 30 agosto, 2019 en Uncategorized

Traducido de: Eyes on Latin America

morales-and-chavez

Nuevos esfuerzos de cambio de régimen están en marcha en Bolivia, esta vez, extrañamente, con el objetivo de culpar al gobierno izquierdista de Evo Morales por los incendios que azotan el Amazonas. Hasta ahora es una narrativa limitada a las ONG financiadas por Occidente y sus contactos en medios extranjeros. Sin embargo, uno debería esperar una intensificación de la intervención de Estados Unidos y la propaganda de cambio de régimen a medida que el país enfrenta elecciones generales en octubre.
Para comprender cómo opera Estados Unidos en Bolivia y cómo han sido derrotados, vale la pena mirar hacia atrás en el último gran esfuerzo respaldado por la CIA para deshacerse de Morales. 2008-2009 fue el golpe de estado de la “media luna”: una ola de violencia de una élite que sabía que no podían derrotar a Morales en las elecciones democráticas. Fue derrotado, en gran parte, por el papel que desempeñó Venezuela para ayudar a Bolivia a superar el conflicto que casi terminó en una guerra civil abierta.

Hugo Chávez, a quien Morales se referiría como su “hermano mayor”, brindó un gran apoyo moral y organizó un respaldo diplomático regional crucial que mantuvo a los Estados Unidos a raya. Bolivia debe gran parte de su paz a la Revolución Bolivariana de Venezuela.

La violencia

El golpe de la “media luna” fue el desafío más serio para el gobierno progresista de Evo Morales, desencadenó una gran violencia en todo el país a partir del 2008. Los cables de Wikileaks luego mostrarían cómo la Embajada de los Estados Unidos desempeñó un papel clave en la coordinación de la oposición durante ese tiempo, y financiándolos por una suma de $ 4 millones durante los meses en que organizaron multitudes racistas para llevar a cabo ataques contra campesinos indígenas. En el clímax del conflicto, el gobierno había perdido efectivamente el control de casi la mitad del territorio nacional. El movimiento afirmó que su causa era la “autonomía” de los diferentes departamentos regionales de Bolivia, con elementos más extremistas que exigían una secesión completa.

El año en que Morales asumió el poder, nacionalizó las reservas de gas natural del país, la demanda de los movimientos sociales que lo llevaron al poder en 2005. La oposición a la nacionalización provino de la oligarquía en las regiones orientales más blancas, conocida como la “media luna” donde la mayoría de los campos de gas se encuentran. Estos departamentos son: Santa Cruz, Beni, Pando, Tarija, aunque la violencia también llegaron a la ciudad de Sucre la capital de Bolivia.

Los políticos de derecha, particularmente en Santa Cruz, movilizaron el sentimiento racista existente común entre los “cruceños” de piel más clara, contra las regiones andinas indígenas representadas por Evo Morales. Lo que siguió fue un torrente de violencia racista, supuestamente en defensa de su “autonomía” e “identidad” regionales. En realidad, se trataba de disturbios raciales en defensa de las oligarquías transnacionales y locales que podían perder privilegios por la nacionalización y el proceso más amplio de cambio.

Figuras de alto nivel en los medios comenzaron a incitar a la violencia con declaraciones de que los indígenas bolivianos eran la “Raza maldita” y que Evo tiene “cara de llama”. Las autoridades regionales y personalidades de los medios le dijeron al gobierno de Morales en términos inequívocos que no le permitiran ingresar a esas regiones y que su autoridad ya no se reconoce. Lo que comenzó como asaltos por motivos raciales en las calles de Santa Cruz, se volvió más grave con la llegada de una célula terrorista que estaba trabajando con la dirección del movimiento autonomista. La célula tenía el objetivo de asesinar a Evo Morales, y estaba dirigida por Eduardo Rozsa, un veterano de la milicia neonazi de la “unidad Zenga” que había participado en la limpieza étnica durante la guerra de los Balcanes. Otros miembros incluían a Tibor Révész, fundador de The Szekely Legion, un grupo paramilitar fascista en Hungría. Después de establecer contacto con los líderes del movimiento de autonomía, establecieron campos de entrenamiento fuera de la ciudad y adquirieron un arsenal de armas de guerra. El frustrar su complot terrorista se convirtió en uno de los episodios más dramáticos del período. Pero los crímenes de odio y la violencia se extenderían mucho más allá de la región.

La ciudad de Sucre también fue sede de una horrible violencia racial de la oposición. Cuando se suponía que Morales llegaría a Sucre en mayo de 2008 para una ceremonia oficial, grupos de clase media se unieron en torno al “Comité Cívico”, secuestraron a 20 campesinos que habían llegado de los pueblos vecinos para saludar a Morales. Los campesinos indígenas secuestrados fueron golpeados y luego llevados a la plaza central de la ciudad, desnudos y obligados a arrodillarse y condenar al gobierno que habían venido a apoyar. Todo mientras los opositores quemaban la bandera de la whipala indígena y obligaban a los campesinos a besar su bandera regional.

El gobierno estaba desesperado por resolver la crisis y pensó que un referéndum nacional de retirada podría ser una ruta democrática para salir del conflicto. Un referéndum simple, por el cual si una mayoría votara la confianza en el gobierno, entonces el Movimiento por el Socialismo (MAS) tendría un nuevo mandato para implementar el cambio progresivo para el que fueron elegidos. Si perdían, renunciarían al gobierno y convocarían nuevas elecciones.

Morales ganó con una gran mayoría: el 67% votó a nivel nacional a favor del gobierno. Pero la oposición se negó a reconocer los resultados. En respuesta, las autoridades regionales de Beni, Pando, Santa Cruz y Tarija (que cubren toda la mitad oriental del país) lanzaron un intento de golpe. Se apoderaron de edificios gubernamentales y aeropuertos, y anunciaron que ya no reconocían la autoridad del estado central en sus regiones.

Fue durante esta fase del golpe que Bolivia vio su peor violencia desde la masacre de octubre en El Alto, bajo el régimen de Goni-Carlos Mesa en 2003. El golpe de la “media luna” produciría sus primeros asesinatos a gran escala, la “Masacre de Porvenir ”.

Durante el golpe, las autoridades del departamento de Pando habían organizado grupos de extrema derecha para ocupar edificios del gobierno nacional, entre ellos el Instituto Nacional de Reforma Agraria. A los campesinos que apoyaban a Evo Morales les preocupaba que los títulos de propiedad de la tierra, distribuidos a ellos bajo la reforma agraria de 2006 de Morales, fueran quemados. Organizaron una marcha en la capital de Pando, Cobija. Antes de que pudieran llegar a la ciudad, el prefecto regional, el opositor Leopoldo Fernández (uno de los terratenientes más grandes de la región), ordenó a las fuerzas locales bajo su mando disparar contra los manifestantes. 15 campesinos fueron asesinados.

La violencia extrema no parecía haber rebasado a la Embajada de los Estados Unidos, que vio en el movimiento de autonomía, una oportunidad de paralizar a Morales. Su popularidad hizo imposible derrocar por completo al gobierno, pero el financiamiento de grupos regionales violentos ciertamente podría ayudar a que esas áreas sean ingobernables y posiblemente romper la integridad territorial del país. Dividir a Bolivia en unidades cada vez más pequeñas facilitaría la gestión desde Washington.

Tampoco parece haber eliminado a la oposición de Bolivia. Leopoldo Fernández es hospedado regularmente, desde su celda de prisión, por los “periodistas” más destacados del país, desde Amalia Pando hasta Carlos Valverde, donde se dice que su encarcelamiento fue una injusticia, incluso siendo descrito como un “preso político”.

Solidaridad de Venezuela

Si Bolivia hubiera estado aislada durante esos meses, entonces los charlatanes de política exterior en Washington bien podrían haber comenzado a construir una narrativa de “caos y autoritarismo” para preparar el camino de una intervención completa, más allá de las enormes sumas de dinero que estaban canalizando hacia los grupos extremistas. Sin embargo, la principal preocupación de Bolivia era que el golpe provocaría la desintegración del país y por defecto, la privatización de enormes reservas de gas.

Sin embargo, Venezuela acudió en ayuda de Bolivia. Fue Chávez quien reunió a los gobiernos de América Latina para condenar la violencia de la oposición en los organismos regionales de América Latina. La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) finalmente aprobó una moción de respaldo a Morales y acordó que no se reconocería ningún “estado” separatista. Esto fue crucial porque podría decirse que era una señal para los EE. UU. De que no podrían intervenir y escalar el conflicto: la región los rechazaría. También aseguró que la oposición se sintiera aislada en el escenario internacional. La falta de apoyo moral e inspiración del exterior fue ciertamente un factor en el movimiento que eventualmente se desvaneció.

Chávez también puso los formidables servicios de inteligencia de Venezuela al servicio del gobierno de Morales. Los agentes de SEBIN ayudaron a los servicios de seguridad de Bolivia a perfilar y monitorear las turbas extremistas y los grupos terroristas que formaron el movimiento “media luna” en ese momento. Sin duda, la inteligencia proporcionada fue crucial para ayudar al gobierno a comprender a los diferentes grupos y a negociar mejor con ellos, lo que eventualmente llevó a que el gobierno pudiera separarlos entre sí, aislando a los más radicales.

Sin embargo, lo más importante de todo, Chávez brindó un apoyo moral vital para garantizar que Evo Morales y el gobierno mantuvieran su convicción de lograr la victoria. En un famoso discurso a sus partidarios, Chávez anunció la expulsión del embajador de Estados Unidos en Caracas, en solidaridad con Bolivia. Bolivia también acababa de expulsar a su embajador estadounidense, Philip Goldberg, por su papel en avivar el conflicto.

Una vez más, envió una señal de que Estados Unidos no puede simplemente intervenir en Bolivia a voluntad, sino que también tendrían que enfrentar al aliado de Bolivia, que ya está dispuesto a tomar medidas concretas. Ese discurso en Puerto Cabello se hizo famoso porque produjo una de las líneas más memorables de Chávez;

Vayanse al carajo yankees de mierda … aquí hay un pueblo digno, aquí están los hijos de Bolívar, de Guaicaipuro, de Tupac Amaru, y estamos decididos a ser libres.

Desde que el intento de golpe de Estado de 2008/9 fue derrotado, Bolivia ha podido prosperar. Es la economía de más rápido crecimiento en la región, con una rápida disminución de la pobreza y la desigualdad. La paz que ha disfrutado Bolivia desde el conflicto de 2008/9 se debe en gran parte a la firme línea que tomó Hugo Chávez para detener la intervención extranjera y ayudar a derrotar la ola de violencia de extrema derecha.

De hecho, es una de las razones por las que Estados Unidos ha estado tan ansioso por derrotar al gobierno bolivariano, no es simplemente una cuestión de petróleo. También es el papel internacionalista que ha jugado Venezuela, liderando la organización de foros y organizaciones para la integración latinoamericana, como UNASUR y ALBA, que son independientes de los Estados Unidos. Hoy, el proyecto bolivariano que representa la soberanía en América Latina se enfrenta a la mayoría de sus ataques de prueba. Sin embargo, Bolivia se destaca como uno de los países que se ha mantenido más sólidamente en defensa de la revolución, al igual que Venezuela se situó con Bolivia hace una década.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s